Cosas a las que no damos suficiente importancia (y la tienen)

El otro día, una larga conversación con un buen amigo me hizo pensar en la escasa importancia que damos a cuestiones que en el trading tienen su importancia y he dedicado unos días a reflexionar sobre ello para compartir con vosotros algunas conclusiones. Muchas de ellas parecen obvias, pero lo cierto es que las pasamos por alto con demasiada frecuencia.

La conversación comenzó más o menos así:

- ¿Como vas?

- No demasiado bien, al punto que he dejado de tradear durante una temporada porque no estoy a lo que tengo que estar.

No seguiré más. Este es el punto de partida perfecto para la reflexión. La larga conversación me reveló que mi amigo estaba jodido y que no podía quitarse fácilmente un problema de la cabeza. Nos ha pasado a todos alguna vez y no tienen mayor historia. Al final se olvida. Pasa más o menos tiempo y deja más o menos huella en nosotros, pero al final se olvida.

Me recordó mucho a mí mismo aunque su asunto no era del mismo cariz. Me echaron de mi trabajo y durante un tiempo no pude tener otra cosa en la cabeza. Se me agolpaban los “porqués” y los “qué va a ser de mí” y luego los miles de planes de futuro, algunos absolutamente disparatados en los que ocupaba el cerebro.

Y, como él. Seguí tradeando hasta que algo me dijo basta. Bueno, algo no. A los dos fue lo mismo lo que nos hizo saltar las alarmas. No perdimos, pero vimos como unas estupendas ganancias se esfumaban por no estar a lo que había que estar.

Cuando me sucedió a mí, era trader intradiario en el futuro del MiniSP y la señal de alarma fue perder en un día las ganancias conseguidas con tesón y nervios de acero en 20 días. Como suelo explicar cuando tengo la suerte de poder hablar de trading con alguien, “se me fue completamente la cabeza y perseguí al precio hasta donde no se podía y un poquito más allá”. Por supuesto, me salté todas mis reglas. No dejé ni una sola en pie y se fueron al garete 7.500 dólares ganados a pulso en el mercado.

Mi amigo no es operador intradiario, pero sí un swinger agresivo, de esos que ponen toda la carne en el asador. Tiene un control mental extraordinario y una sangre fría realmente de admirar. Pero vio cómo ganancias de más de 30.000 dólares se quedaban en 6.000 “y gracias”. lo mejor es que él ni siquiera se saltó una sola norma de su sistema de trading. Si acaso, no estuvo tan fino como suele acostumbrar.

Para él y para mí las señales fueron suficientes para tomarnos un descanso, pero conozco otros muchos casos de traders que no han hecho caso a las luces de alarma que se encendían por todas partes y han seguido con el descontrol hasta llegar al desastre total.

No se trata de leer libros de psicotrading, sino de hacer caso a lo obvio. Cuando uno es un inversor medianamente experimentado suele ver las señales de alarma, otra cosa es que las siga. Pero los más novatos no las ven y más si en sus primeros pinitos tuvieron éxito.

Señores, para tradear hay que estar centrado en lo que se hace. No se puede estar poniendo una orden y pensando en lo jodidos que nos ha dejado fulanita, en el cabrón del curro que nos viene tocando las pelotas últimamente, en las facturas que se me amontonan y no sé cómo voy a pagarlas…

Si tienes esas cosas en la cabeza (y varios millones de ejemplos más) pondrás la orden, pero casi seguro que cometerás algún error con el stop. Lo calcularás mal o ni siquiera lo pondrás. Y eso si llegas a poner la orden bien. Más de una vez la pondrás a mercado cuando querías una limitada…

El gráfico que tenemos delante de nuestras narices es para verlo, no para mirarlo. Mirar no es lo mismo que ver. No basta con dirigir la mirada hacia él. Hay que ver lo que contiene, analizarlo, escrutarlo y sacar las conclusiones que tengamos que sacar. Y la ventana del broker exactamente igual. Podemos haber hecho millones de operaciones, que el día que tengamos la cabeza en otra cosa, la cagaremos.

Y como eso, con todo lo demás. No se nos ocurriría correr un maratón sin estar completamente en forma y en cambio, se nos ocurre jugarnos nuestro dinero sin estar completamente centrados. O nos sobra el dinero o somos unos cenutrios que nos tenemos merecido que quienes se toman esto en serio se queden con lo que hace un rato era nuestro.

Parece mentira, pero en estos días de reflexión he recordado en mí mismo días y días en los que no debí tradear. Muchos más que el día que saltó la alarma definitiva. He tradeado con problemas en la cabeza, con obreros en casa, con mal de amores, con temores en el trabajo, con un ERE encima de la cabeza, con fiebre, con dolor de cabeza… Y no debí hacerlo ni una sola vez en ninguna de estas circunstancias.

Obviamente, mi etapa de especulador intradiario me lleva a una variedad de supuestos que ahora no suelen darse. Si ahora tengo obreros en casa, ya pondré la orden cuando se vayan, que no pasa tanto. Pero entonces no me perdía la apertura de Wall Street ni aunque hubiera un tío levantando un baño entero al otro lado del tabique y otro preguntando constantemente eso de ¿tiene una sábana vieja? ¿tiene una bayeta? ¿dónde puedo encontrar un cubo grande?…

Pero en mi condición de trader de medio y largo plazo, de pocas operaciones al año, también he tenido cagadas importantes por no estar al 100%. Contaré una para que veáis cómo es posible cagarla del todo gracias a no estar centrado. Estaba largo en un valor y tenía una orden limitada de compra para acumular casi un 20% por debajo del precio al que se encontraba. La empresa presentó resultados y no fueron todo lo potables que el mercado esperaba. No cayó a plomo pero el goteo a la baja me hizo salirme del valor con mis ganancias.

Tras cerrar esa operación, no me quedaba ninguna en el mercado así que me fui tranquilamente de vacaciones. Más de medio mes sin mirar nada de mercado y, por supuesto, sin entrar en mi cuenta del broker. Total, si no tenía nada que vigilar. ¡¡Y una mierda!! La caída del valor me abrió un largo como una casa, por supuesto sin stop, y cuando tranquilamente volví de vacaciones perdía un 40%. No había quitado la limitada…

Si uno tiene gripe, no va a estar al 100%. Ni en intradiario ni en ningún otro tipo de trading. Estando al 100% suelo cagar una de cada cinco o seis entradas, así que sin estar al 100% puede que confeccione una auténtica cartera de mierda. ¿Por qué? Porque no seré tan capaz de encontrar los mejores valores, porque no pondré esa atención necesaria al detalle que distingue lo que luego es una gran entrada de aquella que no lo es, porque miraré el gráfico y no seré capaz de ver en él esa figura que está tan clara si abres un poco el zoom…

Aquél día que saltó la alarma en el miniSP fue definitiva. Dejé de tradear, reflexioné y entendí que mi carácter me podía llevar a desastres semejantes demasiado a menudo. Abandoné el trading intradiario y comencé una nueva búsqueda. Dí con Ángel y aquí estoy. Pero mi exceso de confianza me llevó a quedarme atrapado en un valor perdiendo un 40% incluso teniendo un sistema seguro. Y es que el exceso de confianza es la peor de las enfermedades a las que se puede enfrentar un trader…

Mi amigo no va a ser tan radical. Ha conseguido ver el problema y se asegurará de volver a operar cuando esté totalmente centrado. Y reconoce que el descanso le va a venir bien y todo para poner orden en varias cosas que tiene que poder orden.

Una buena operación es mucho más posible si procede de una análisis tranquilo y calmado. Y uno no está tranquilo con fiebre, con gripe, con hambre, con sueño, con una digestión pesada… Se me ocurren mil supuestos. Y tampoco se está calmado con mal de amores o problemas en el curro. Cuando notes que puedes estar en uno de esos supuestos, mejor toma todas las precauciones y si no estás en ninguno, cuidado con los excesos de confianza y las euforias, que son peores amigos aún.

¿Y tú? ¿Tradeas cuando no debes o como no debes? Tu dinero es lo que está en juego. Yo que tú, no lo haría… forastero…

¿Lo compartes?
Publicado en: Blog Etiquetado con: , ,
8 comments on “Cosas a las que no damos suficiente importancia (y la tienen)
  1. alfredo dice:

    Buenas tardes.
    Muy buen post. ahora tienes que escribir el otro lado (que seguro has vivido muchas veces) cuando todo va viento en popa y pareces invencible y un maquina. siempre se aprende mucho mas cuando se pierde que cuando se gana.

    • amatute dice:

      Gracias y bienvenido.

      Tienes toda la razón, se aprende mucho más perdiendo y a mi me ha enseñado mucho el que más sabe de esto, que es el mercado.

  2. gbarea dice:

    Una auténtica lección la que hay en este post.

    Cualquiera con un mínimo de experiencia en el trading ha pecado de todo lo que comentas aquí. Lo importante es tener las cosas en orden y conocerse bien a uno mismo.

    Por eso, muy poca gente realmente pueden llegar a ser traders de éxito, ya que el control mental necesario no lo tiene cualquiera.

  3. garimpeiro dice:

    Muy buen post Miguel y completamente de acuerdo, para operar hay que estar a lo que se está y sino mejor olvidarlo unos días o una temporada. Como bien dice Angel la bolsa no la van a cerrar. Un saludo esta vez desde Cádiz disfrutando de la familia y siguiendo todo desde el móvil.

  4. mlarranaga dice:

    No te juegues tu dinero operando en Bolsa cuando no debes hacerlo. Un poco de atención a tí mismo, tu salud y tu estado de ánimo no vienen nada mal

    • J.Bollinger dice:

      Hola Miguel.
      Este post es toda una lección de humildad y sabiduría.
      Gracias

      • mlarranaga dice:

        La humildad la practico siempre tarde y la sabiduría aún está por llegar, pero me alegra que te haya gustado y espero que te sirva para algo

Suscripción por mail

Introduce tu dirección de correo electrónico:

Uso de cookies

Esta página web utiliza "cookies" porque no hay forma de hacer una página sin usarlas o de que te encuentre un buscador sin ellas. Siempre han estado ahí y nosotros nunca las hemos usado para nada, pero la Ley nos obliga a advertir de su presencia, así que lo hacemos. Si quieres que desaparezca este aviso, pulsa en aceptar, aunque no pasa nada si no lo haces porque si sigues navegando el aviso te "persigue" y se supone que también aceptas las "cookies" . Si deseas más información sobre nuestra política de cookies, pincha el enlace.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies