¿Eres feliz con tu trading?

Si en todos los órdenes de la vida buscamos la felicidad, ¿por qué no lo hacemos con el trading? ¿Eres feliz con tu trading? Os dejo algunas reflexiones, en primera persona porque son muy particulares, por si os sirven de ayuda, que espero que sí.

Demasiado a menudo la vida te lleva por derroteros que ni sospechabas. Ya he comentado alguna vez que tengo una hija especial, para lo bueno y para lo malo, y gracias a ella me he dado cuenta de lo importante que es ser feliz. Tenemos hijos, les deseamos lo mejor y nos esforzamos porque lleguen muy lejos. Pero lo realmente importante no es lo lejos que lleguen o el dinero que ganen. Lo importante es que sean felices.

Ser feliz no viene “de serie”

Es muy simple y muy complejo al mismo tiempo. Con la pequeñaja no hay expectativas y eso me ha obligado a mirarme en el espejo muchas veces y preguntarme qué quiero de ella. ¡¡Que sea feliz!! Curiosamente, de inmediato deseé lo mismo para sus tres hermanos. Nunca lo habia visto así con ellos. Nunca pensé en la felicidad para ellos porque pensé que ser feliz “venía de serie”. No lo creas, no viene de serie, de verdad.

En más de veinte años como periodista económico me he codeado con reyes, presidentes de gobierno, embajadores, empresarios de pro (alguno de ellos está ahora en la cárcel incluso), banqueros, vendeburras y muchos más tipos de “gente importante”, pero al final la persona que ha sido decisiva en que cambiara mi percepción de la vida, de las cosas y de los órdenes de importancia ha sido mi propia hija. Me ha llevado a otro tipo de análisis.

Triunfadores y emprendedores

Compartí muchos momentos con “triunfadores” y no me parecieron gente feliz en líneas generales. Encontré más felicidad en gente que empezaba con proyectos y derrochaba ilusión y ganas, de esos a los que ahora llaman “emprendedores”. No tenían más que una idea y sus propias manos, pero eran felices. El resto hablaba de dinero, de planes de negocio, de informes de consultores, de reuniones importantísimas y de tonterías por el estilo, mientras ellos hablaban de ideas y de futuro. Hay una diferencia…

smile

Pues en esto del trading, exactamente igual. Cuando comencé a tomarlo en serio, decidí que sería especulador intradiario. Fue un auténtico chute de adrenalina formarme y comenzar el proceso de entrar en el mercado. Me apasionaba lo que hacía y sin duda alguna era feliz, aunque tenía el foco un poco desviado.

¿Ganar dinero para ser feliz? No es el camino

Quería ganar dinero para ser más feliz. Nos han dicho millones de veces que el dinero no da la felicidad pero, siendo realistas, todos sabemos que el dinero ayuda y mucho. Yo hoy se que el dinero no es lo importante, pero ha sido la conclusión de un viaje que no le deseo a nadie, así que partamos de la base de que todo es más fácil con algo de dinero de el bolsillo. Ojo, digo más fácil, no más feliz. Me he hartado de ver grandes profesionales, en la cúspide de su carrera y con la cuenta bancaria rebosante de cantidades indecentes de dinero, que eran absolutamente infelices. Radicalmente infelices.

Pero llegó un momento en el que no fui feliz con el trading. Creo que conté en el libro el día en que tomé la decisión de que aquello había llegado a su fin. Entonces, tomé la decisión por poner a salvo mi dinero, porque había descubierto en mí un loco capaz de dilapidar en unas horas todo el buen hacer de meses.

Cuando no fui feliz con el trading

Lo sé ahora. No era feliz haciendo trading intradiario y lo sé porque ahora sí soy feliz con mi trading. No quiero decir con ello que no se pueda ser feliz operando en el intradía. Ni mucho menos. Habrá gente que lo sea, gente que no tenga miedo a la pérdida, que sean capaces de controlar el estrés e incluso de darle la vuelta, que efectivamente apaguen el ordenador cuando han decidido que hay que hacerlo, pase lo que pase, que sean capaces de desconectar del mercado cuando no están conectados a él. Yo no era así y, por tanto, no era feliz, aunque buscara otra excusa para dejarlo (que me sigue pareciendo muy válida, por cierto).

Pero hay que aprender a distinguir entre lo fundamental y lo accesorio. Lo fundamental es que yo sí quería seguir en el mercado, quería seguir operando y profundizando en técnicas, operativas, sistemas… Lo que no podía, ni quería, ni debía era seguir operando a diario y ahí descubrí que me encontraba mucho muy a gusto investigando y aprendiendo.

Un tal Ángel Matute…

Obviamente, fue una ilusión. Quien ha estado en el mercado difícilmente se puede retirar así como así, de forma que volví a operar, pero con un sistema diametralmente opuesto. De la vorágine del intradía me pasé a las velas semanales del método Weinstein. Se ve que no tengo término medio. Para divertirme, porque el análisis semanal es muy aburrido, desarrollé un sistema automático sobre el S&P 500, y comencé a investigar sobre la amplitud de mercado de la que hablaba un tal Ángel Matute y me tenía muy intrigado.

“Contando cada día los valores que suben y bajan en un mercado se obtiene información mucho más relevante que la proporcionada por cualquier indicador, incluso que la proporcionada por los precios”, venía a decir Ángel por aquél entonces. Lo ratifico, palabra por palabra.

Ya sabéis todos dónde terminé. No sólo aprendí sobre amplitud, sino que mi osadía me llevó a desarrollar indicadores propios y a lanzarme al ruedo con el Maestro Matute en un intento por decirle a los inversores españoles que existe otra alternativa al análisis tradicional que es efectiva y no está encorsetada, el Market Timing. Se puede llegar con él tan lejos como tu imaginación te deje.

Al comienzo de esta andadura, lo que más me fascinaba era la sensación de seguridad en las entradas. Alguna siempre sale rana, pero la efectividad era realmente asombrosa. En cambio, lo que más me fascina ahora mismo es que el sistema haya sido capaz de avisarme a tiempo de que había que salirse del mercado. Estoy en liquidez desde el 1 de agosto del año pasado. ¿Recordáis este gráfico?

Techo de mercado en el S&P visto por Return Point

Más de uno me llamó de todo por pensar en aquél momento que las cosas se iban a poner difíciles y por anunciarlo y razonarlo. El Return Point, junto a otro gráfico del RASI, fueron los resortes que me llevaron a la liquidez total, pero quien me criticaba no podía entenderlo. Demasiado a menudo criticamos lo que no entendemos sin hacer siquiera un esfuerzo de acercamiento. Habrá quien haya ganado dinero desde entonces, yo lo que he hecho es no perderlo, que no es poco.

Market Timing y flexibilidad

Ahora soy feliz con mi trading. Ahora siento que tengo un sistema robusto y me encanta compartir sus principios para que otros tengan sus propios sistemas, basados en las mismas cosas pero no exactamente iguales. La flexibilidad de la amplitud del mercado y el Market Timing permite que, en cierto modo, cada uno modele su sistema a la medida, dando prioridad a unas cosas u otras en función de sus expectativas y carácter como trader. Y eso por no contar lo que nos queda por investigar…

¿Y tú? ¿Eres feliz con tu trading?

Respóndete sinceramente. No se trata solo de ganancias o pérdidas, se trata de otra cosa. ¿Te sientes seguro operando como lo haces? ¿Has llegado a ser capaz de elaborar tu propio análisis y guiarte por él o sigues a otros prácticamente a ciegas? ¿Se adapta tu sistema de inversión a tu personalidad? ¿Sigues temiendo que cada entrada termine en fracaso y eso te impide disfrutar del trading? Hay miles de preguntas que puedes formularte. No te dejes ni una por contestar.

Si no eres feliz haciendo lo que haces, por lo menos sácale una rentabilidad que quite el hipo. Si no es así, nunca es tarde para investigar por otros derroteros. Por los del Market Timing o por cualquier otro lado, pero no sigas arriesgando tu dinero en algo que no te hace feliz. Porque no tengas ninguna duda de que la meta no es el éxito, sino la felicidad. Y si se llega a la felicidad, el éxito está asegurado.

¡¡Buen trading!! (y feliz, por supuesto)

Publicado en: Blog, Imprescindibles, Market Timing Etiquetado con:
9 comments on “¿Eres feliz con tu trading?
  1. Raulbermudo dice:

    Articulo con el que me he sentido muy identificado en muchos aspectos..!!

    Yo también he pasado del intradiario al semanal. Y como tu me siento más feliz o cómodo en este tipo de operativa mas sosegada.

    Por cierto, recuerdo perfectamente ese grafico. Hacia poquísimo que habia dado con el blog, y a pesar de tus sabias y gratas advertencias decidí no hacer caso. Pocos dias después me habian saltado todos los stops y me quedé llorando por las esquinas. Por suerte el control del riesgo fué más o menos adecuado y aquí sigo luchando día a día (en realidad semana a semana), pero una cosa tengo muy clara después de aquella recomendación de un maestro que desperdicié, fué la ultima. Gracias!!!

    • Miguel Larrañaga dice:

      Siento que no me hiceras caso, pero en realidad es lo que tienes que hacer: operar con el riesgo acotado y según tu propio análisis y no el mío. Otra cosa es que encuentres en alguna parte cosas que te parezcan interesantes y que decidas profundizar en ellas para adaptarlas a tu forma de enfrentarte al mercado.

  2. marine dice:

    Fantástico post.
    Yo en mis comienzos empecé con Elder, después me cambié a Weinstein donde descubrí a Alfayate para a la vez introducirme en el MarketTiming. Es sin duda una manera estupenda de hacer trading.
    Pero he ido bajando gráficos y ahora estoy en Dax a gráficos de 1 hora, con lo cual miro el gráfico un par de minutos a la hora y en base al sistema que sigo mantengo posición, me pongo largo corto o en liquidez, la verdad es que lo llevo mucho más tranquilo que cuando operaba a más largo plazo porque tengo más controlado el riesgo que antes.
    Lo importante es seguir un sistema que no nos agobie.
    Un saludo

    • Miguel Larrañaga dice:

      Esa evolución es natural y los gráficos de una hora son realmente interesantes para operar. La clave está en tus propias palabras: “Lo importante es seguir un sistema que no nos agobie”

  3. blacklupus dice:

    Hola Miguel:
    Dese que conozco tú blog (hará sobre 6 meses) es lo primero que leo todos los días.
    Yo también me pasé del corto plazo al medio siguiendo el sistema de Javier Alfayate, por lo tanto todo aquello que tiene que ver con el Market Timing me apasiona.
    Bueno, esta entrada es para felicitarte porque es la mejor desde que conozco tú blog. Logicamente me refiero al mensaje y la gran sabiduría que hay en él.
    Agradecido siempre por todo lo que compartes con los que te leemos tanto a ti como a tus colaboradores.
    Un fuerte abrazo.

    • Miguel Larrañaga dice:

      Busca una entrada que se titula ¿No puedes o no quieres? si es que no la has leído, te gustará.

  4. Carlos dice:

    Gracias a tí por compartilo,

  5. Miguel Larrañaga dice:

    Por cierto, que acabé muy tarde el post y se me olvidó ponerlo: gracias a todos los que me permitís compartir la felicidad en el trading

Suscripción por mail

Introduce tu dirección de correo electrónico:

Uso de cookies

Esta página web utiliza "cookies" porque no hay forma de hacer una página sin usarlas o de que te encuentre un buscador sin ellas. Siempre han estado ahí y nosotros nunca las hemos usado para nada, pero la Ley nos obliga a advertir de su presencia, así que lo hacemos. Si quieres que desaparezca este aviso, pulsa en aceptar, aunque no pasa nada si no lo haces porque si sigues navegando el aviso te "persigue" y se supone que también aceptas las "cookies" . Si deseas más información sobre nuestra política de cookies, pincha el enlace.plugin cookies

ACEPTAR