La forma más segura de perder su dinero en Bolsa

Lo natural en Bolsa es perder, pero incluso en esto de perder hay categorías. Los hay que pierden por idiotas, los hay que pierden sin saberlo, los hay que pierden por listillos y los más delegan en otros para que pierdan el dinero por ellos.

Entre la “fauna ganadora” hay operadores de sistemas para todos los gustos, desde los contadores de ondas en gráficos de minutos a los seguidores de indicadores de amplitud. Por pura lógica, entre la “fauna perdedora” hay sistemas mejores que otros para perder el dinero, así que vayamos con el más importante, aunque no el único.

bank
El banco, ese amigo del alma

Aunque haya quien no lo crea, el banco no es nuestro amigo. Gente que nos cobra por tener nuestro dinero, se pongan como se pongan, no son de fiar. Y si encima, a cambio, nos prestan los servicios que nos prestan, pues mucho menos. Pues más de las tres cuartas partes de los españoles toman sus decisiones financieras dejándose aconsejar por los bancos. Así nos va.

Los bancos son un mal necesario que dista mucho de ser el aliado ideal para que nuestro dinero se multiplique. Más bien resulta al contrario, nuestro dinero es el aliado ideal para el dinero de ellos se multiplique y hay que reconocerles que tienen una habilidad especial para que hagamos lo que en teoría no queremos hacer.

Cierto, mi opinión sobre los bancos es entre mala y pésima, pero no quiero influirle demasiado, así que le propongo un juego muy sencillo. Sólo tendrá que responder a unas pocas preguntas muy sencillas:

  • ¿Algún amigo, conocido o familiar le ha recomendado alguna vez un libro?
  • ¿Algún amigo, conocido o familiar le ha recomendado alguna vez una película?
  • ¿Algún amigo, conocido o familiar le ha recomendado alguna vez un restaurante?
  • ¿Algún amigo, conocido o familiar le ha recomendado alguna vez un viaje, una ciudad, un hotel?
  • ¿Algún amigo, conocido o familiar le ha recomendado alguna vez un disco, un cantante, un concierto?
  • ¿Algún amigo, conocido o familiar le ha recomendado alguna vez un banco?

Si ha respondido afirmativamente a la última pregunta, le aconsejo que recuerde el nombre del sujeto de la recomendación y le borre de su lista de contactos, incluso si es un familiar muy cercano.

serp

El encantador de serpientes

Ahora le propongo un ejercicio de memoria. ¿Recuerda usted haber escuchado alguna vez estas palabras o semejantes?:

“Este saldo que tiene en la cuenta es mucho dinero y no le renta nada. Habría que hacer algo con él”

¡¡Alerta máxima!! El encantador de serpientes que está al otro lado de la mesa es capaz de conseguir que una anaconda le ofrezca su piel para hacer una cartera, así que imagine lo que va a hacer con usted.

bolsa

¿Qué tal acciones del Banco?

En el mejor de los casos le ofrecerá acciones del propio banco “que van a subir seguro porque están tiradas de precio”. No espere ni cinco minutos para mandar al sujeto a donde se merece. No le deje ni hablar. Sea rápido, fulminante. Maleducado si llega el caso. Cualquier cosa con tal de defender su dinero.

Hace no tanto tiempo no pude responder a tiempo a la llamada de un amigo, una eminencia de la medicina, de esos que da conferencias por medio mundo. Iba conduciendo y tardé exactamente 18 minutos en llamarle. Fue demasiado tarde. El hombre me quería consultar si debía comprar acciones de su banco, que se las estaban ofreciendo. Por supuesto le dije que mandara al carajo al avispado de turno que tenía enfrente, pero ya no le tenía enfrente. Iba por la calle y le habían encalomado 3.000 euros en acciones que “ya no podían bajar más”. A día de hoy tiene 1.000 euros en estupendas acciones del que sigue siendo su banco (más sorprendente aún) y no ha vendido un sólo título. A eso le llamo yo prestar un servicio financiero de calidad y completamente desinteresado.

Fondos, la freídora de comisionescomi

Pero, puestos a suponer, no descarte que le trate de embaucar con un fondo de inversión o un plan de pensiones. Ambas son fórmulas estupendas para desentenderse de su dinero y no poder reclamar en absoluto lo que pueda ocurrir con él. Usted pierde el control de su dinero hasta que puede retornarlo. En los fondos de inversión, puede hacerlo más pronto que tarde, aunque le vendrán con la historia de la “carga fiscal” para disuadirle de que hay que estar más de un año mirando al tendido mientras ellos hacen con su dinero mangas y capirotes.

En este capítulo, cuidado con los “fondos garantizados”; sepa exactamente qué garantizan. Un ejemplo: si garantizan que usted logrará la misma revalorización que el Ibex, no se extrañe si pierde dinero. No está garantizando su dinero, sino que su dinero rentará lo mismo que el Ibex, y si el Ibex baja, la rentabilidad será negativa. Tenga usted claro qué es lo que está garantizado si es que finalmente prefiere desentenderse de su dinero.

Eso sí, gane o pierda, le sablearán como campeones en comisiones que usted ni siquiera verá. Es la panacea del negocio bancario actual. No conceden créditos, así que no ganan por los tipos de interés que cobran, la rentabilidad de la deuda pública está bajo mínimos así que tampoco ganan mucho ahí, y además nos anuncian menos comisiones si somos un cliente fiel que tiene varios productos con el banco. ¿Dónde ganan dinero? En la comisión por vender ése seguro de vida u hogar, o cosas peores, y en las comisiones que le calzan a usted por su fondo de inversión o de pensiones.

Por cierto, ya que le hablo de fondos de pensiones. Sepa usted que a cambio de una mísera desgravación fiscal se va a embarcar en un negocio tan curioso como el que le voy a contar: Usted pone su dinero, de una vez, mes a mes o como le convenga. Ellos hacen con él absolutamente lo que quieren y usted tiene que tener su dinero inmovilizado hasta que se jubile. Si no está contento, lo más que podrá hacer es “movilizar” ese dinero a otra gestora, con la que correrá exactamente el mismo riesgo. Y, encima, cuando llegue la edad de jubilación, si se le ocurre sacar su dinero del fondo, llegará Hacienda y se llevará la mitad. Si lo cobra mes a mes, Hacienda tampoco va a mirar para otro sitio y en el IRPF le pasará la correspondiente factura.

Si, en cambio, usted decide ir poniendo sus excedentes de dinero a plazo fijo cada final de año, con poco o mucho interés y va aumentando poco a poco su capital, no tendrá desgravación fiscal y Hacienda le cobrará año a año una parte de lo que vaya ganando por intereses, pero al final, cuando se jubile, lo que haya será suyo y solo suyo. Podrá hacerle un corte de mangas a Hacienda. Y, por cierto, no espere que un fondo de inversión gestionado en España y por gestoras españolas vaya a ganar mucho más que un plazo fijo anual renovable cada fin de año y eso contando con que ahora mismo no se saca ni un 1%.

pref

¿Unas preferentes?

Pero incluso si le endosan un fondo de pensiones estará usted de suerte. Peor suerte tuvieron quienes han sido estafados a lo largo de los años con productos que resultaron ser auténticos fiascos, cuando no auténticas estafas. Desde primas únicas a acciones preferentes, raro es el año en el que no hay un juzgado encima de algún producto financiero imaginativo.

Ahí tienen a los juzgados mirando con lupa las preferentes o las cláusulas suelo de las hipotecas. Son ejemplos claros de cómo hacen las cosas en los bancos. Nadie avisó a los compradores de preferentes que el único que les recompraría sus acciones en el futuro sería el propio banco y que además lo haría en un mercado estrecho controlado por ellos. Vendieron un producto muy concreto como si fuera un depósito a plazo fijo y eso no era muy ético que digamos. Lo que se trata de aclarar es si era legal y dada la proliferación de sentencias favorables a los clientes, parece que muy legal no era tampoco.

¿Cómo se ha llegbancoado a este estado de cosas?

Debe saber usted que el tipo que está al otro lado de la mesa tiene una comisión (de esas por objetivos) por colocar ese producto y que eso de que es bueno para usted es más que matizable. Es bueno para el banco, que para eso lo comercializa, y para quien se lo ofrece porque le supondrá un ingreso extra, pero queda por demostrar que sea bueno para usted.

Pero incluso cuando no hay producto estrella que colocar hay que estar con los ojos bien abiertos. Estos tipos saben de Bolsa menos que usted, se lo garantizo, y si no le colocan las acciones del banco le colocarán las de otro cliente que ha ido a protestar porque está harto de perder dinero.

Iba a decirles que no tengo nada en contra de los pobres sujetos a los que les toca tan ingrata labor, pero les mentiría porque sólo es cierto con carácter general, pero no del todo.

No tengo nada, incluso siento lástima, por los honrados empleados de banca a los que se les ve en la cara que les cuesta un riñón colocar el producto estrella del mes y que son vergonzantemente obligados a trabajar mucho más allá de su horario laboral con las oficinas cerradas. Fíjese en cualquier oficina cómo hay gente trabajando por la tarde pero no atienden al público. ¿Qué hacen? Lo que pueden y, sobre todo, agradar al sujeto del que les hablaré a continuación y contra el que sí tengo mucho.

En los últimos años, ya demasiados, ha surgido un nuevo tipo de bancario, que se cree banquero incluso y que sueña con llegar a lo más alto de la organización. No duda en vender preferentes a su propio padre si ello le sirve para su “plan de carrera profesional” y lo de servir al cliente se lo pasa por el forro de donde usted está imaginando. Para él, lo importante es cumplir objetivos y que la gente de su oficina los cumpla. Empezaron de becarios y poco a poco se han ido haciendo con el poder en el entramado de los bancos por su servilismo absoluto. Y encima, van de listos. Contra este tipo de personajes sí tengo mucho. Han logrado exterminar prácticamente el director de sucursal de toda la vida, que conocía y orientaba a sus clientes. Pero es que ese, claro, no vendía preferentes.

Pase al ataque

¿Cómo salir del apuro en el que le van a poner en cuanto entre en la sucursal? No es complicado y les ofrezco una salida digna que dejará al bancario de turno con los mocos colgando: pase usted a la acción y diviértase. Dígale cosas tales como que estaba pensando coger el dinero sobrante e invertirlo en yuanes, que ahora están baratos.

Si resiste este comentario, que lo dudo porque no veo a los bancos españoles operando en yuanes contra dólares, indíquele que ha oído hablar de los indicadores de amplitud del mercado y pregúntele si conoce el Oscilador McClellan. Háblele de Tushar Chande o de Welles Wilder y cuando vea que pone cara de no seguir el ritmo, recomiéndele que se forme, porque esa es la única forma de ganar dinero en Bolsa. Ofrézcale incluso su asesoramiento por si le interesara (remunerado, por supuesto).

Las excepciones

Afortunadamente, no todo está perdido y quedan excepciones, honrosas y muy valorables, pues el esfuerzo que tienen que hacer para no mandarlo todo a donde se merecen debe ser titánico. Hace unos años, tuve el placer de conocer al director de sucursal del banco de mi madre. Un tipo interesado en la inversión y con extraordinarias nociones de cómo se maneja el cotarro. Un tipo interesante. Hablé con él media hora, se interesó por los indicadores de amplitud y ha aprendido a usarlos. Todavía tengo pendiente pasarme una tarde por su casa y terminar de configurarle el Amibroker para que pueda terminar el aprendizaje. Es la excepción. Gente que sabe y que sigue abierta a saber más. Si encuentra uno de estos, guárdelo como oro en paño, que alguno queda.

¿Alternativas al banco? Claro. Dedique algo de tiempo a formarse en materia financiera, sobre productos, sobre alternativas para manejar su dinero. No le hablo solo de Bolsa, le hablo en general. Por supuesto, me encantaría que su elección fuera Bolsa e indicadores de amplitud. De hecho, si es así, me pongo de desde este mismo momento a su disposición. Pero, al menos, espero haberle hecho reflexionar y que comience a tomarse más en serio que debe tomar usted las riendas de su dinero.

¡¡Buen trading!!

NOTA DEL AUTOR. Todo lo expuesto en este artículo es fruto de mi análisis, que es el resultado de años de formación y trabajo. Si te ha gustado, me haces un gran favor si lo compartes en las redes sociales. Mis análisis los publico exclusivamente con fines didácticos y no representan en absoluto una invitación a realizar operación alguna en el mercado, ni con acciones ni con ningún otro instrumento financiero. Si quieres profundizar en el estudio de los indicadores de amplitud, tanto en nuestro libro como en nuestro foro encontrarás las herramientas necesarias para hacerlo. Si necesitas una primera aproximación, nuestra Guía Rápida del Sistema puede servirte como aproximación a lo que hacemos.

Publicado en: Blog Etiquetado con:
7 comments on “La forma más segura de perder su dinero en Bolsa
  1. César dice:

    Hola! Debería incluirse como manual imprescindible y obligatorio, es más, debería estudiarse de memoria de principio a fin, en todos los cursos desde la Eso a bachillerato, (algunos universitarios también) dada la mínima educación financiera que existe en este país.

    • Miguel Larrañaga dice:

      Hombre, a tanto como de memoria, yo no llegaría. Pero sí está claro que hay que comenzar a cimentar de alguna manera algo de cultura financiera, porque si esperamos que lo hagan los que están en el machito, apañados estamos. De la incultura financiera secular de los españoles come mucha gente y se han hecho grandes fortunas gracias a ella.

  2. Manuel dice:

    Una brillante descripción del entorno.

    Hay vida mas allá del la cuenta corriente, los depósitos y los plan de pensiones.

    • Miguel Larrañaga dice:

      Claro que hay vida más allá de los bancos. Y si pierdes dinero, al menos lo haces tú. ¡¡Ay, nooo!! ¡¡Que eso es asumir responsabilidades sobre lo que uno hace!!

  3. Juan dice:

    Cuantas verdades!!
    Se puede decir mas alto, pero no mas claro.
    En lineas generales los bancos no estan interesados en que TU ganes dinero, estan interesados en que ELLOS ganen dinero con TU dinero.

  4. Miguel Larrañaga dice:

    Con el trabajo que nos cuesta ganar dinero, luego lo ponemos en manos de cualquiera…

Suscripción por mail

Introduce tu dirección de correo electrónico:

Uso de cookies

Esta página web utiliza "cookies" porque no hay forma de hacer una página sin usarlas o de que te encuentre un buscador sin ellas. Siempre han estado ahí y nosotros nunca las hemos usado para nada, pero la Ley nos obliga a advertir de su presencia, así que lo hacemos. Si quieres que desaparezca este aviso, pulsa en aceptar, aunque no pasa nada si no lo haces porque si sigues navegando el aviso te "persigue" y se supone que también aceptas las "cookies" . Si deseas más información sobre nuestra política de cookies, pincha el enlace.plugin cookies

ACEPTAR